Salsa verde

Todas las recetas de merluza en salsa verde

Salsa verde con aguacate

Salsa verde con aguacate

Una versión libre de la popular salsa verde es la salsa verde con aguacate, que con este ingrediente le aporta cremosidad y sabor. Está lleno de aguacate, ajo, perejil, cilantro, aceite de oliva, limón y sal, una combinación perfecta que se ha convertido en mi salsa favorita.

Es una reminiscencia de la salsa guacamole, pero sólo porque también tiene aguacate y cilantro, pero su sabor no es igual. El perejil y el aceite de oliva modifican el sabor y hacen que esta salsa sea compatible con cualquier plato. En ensaladas, pollo, patatas fritas y pan, sándwiches, cómo salsa para dipear, para verduras, lo que sea.

Puedes usarla como aderezo, salsa, adobo, marinado, lo que quieras. Y lo mejor de todo es que se prepara en 5 minutos. Sólo hay que preparar los ingredientes y triturarlos hasta lograr la consistencia que queramos, más fina o con pequeños trocitos.

Ya he hecho esta salsa unas cuantas veces, y normalmente hago mucha cantidad para congelarlo. Así que tengo unos cuantos tarros guardados en el congelador.

Casualmente, esta salsa verde también es apta para veganos y vegetarianos, así cómo para celiacos e intolerantes a la lactosa y al huevo. ¡Perfecto para todos!

Y su color verde es precioso. Allá vamos con la receta, no os hago esperar más.

INGREDIENTES PARA 8 PORCIONES

  • 1 aguacate (sin el hueso)
  • 1 taza de hojas de perejil y cilantro (combinados)
  • 2 dientes de ajo
  • El zumo de 1 limón
  • 120 ml de agua o caldo de pescado (o vegetal)
  • 110 ml de aceite de oliva (mejor si es virgen extra)
  • 1 cucharadita de sal, o más al gusto

INSTRUCCIONES

Parte el aguacate por la mitad, gíralo y saca el hueso. Saca la carne con ayuda de una cuchara. Pela y parte por la mitad los dientes de ajo.

Tritura todos los ingredientes en el vaso de un procesador de alimentos hasta tener una salsa fina. Se puede modificar la textura de la salsa añadiendo más o menos aceite.

Si no tienes un procesador de alimentos, puedes hacerlo de la manera tradicional, machacando los ingredientes sólidos en el mortero, y luego poco a poco ir vertiendo el líquido, mezclando con una batidor hasta que quede emulsionado.

También puedes sofreír el ajo en una sartén y reducir el agua o el caldo al fuego, para luego triturarlo todo.

NOTAS

Para cambiar ligeramente el sabor, puedes incorporar una pequeña cantidad de frutos secos, bien sean nueces, pistachos, anacardos, almendras, etc. naturales (sin freír ni con sal).